sábado, 14 de abril de 2018

agradecimiento

He visto morir
muchos versos,
he sujetado
con ternura
sus signos
de
puntuación
mientras
se les iba el ultimo acento,
he acariciado
sus tildes como una madre,
mis ojos
se han llenado de pena muchas veces.

Pero los versos
siempre se reencarnan
en nuevos hormigueros de silabas,
en nuevos bailes
de presumidas avestruces,
en nuevos fuegos
purificadores.

He ayudado a morir
a muchos versos viejos
que habían ya contado
todas
sus historias
y merecían su descanso lejos del papel.

He sufrido
la muerte injusta de los versos
más jóvenes
cayendo leves al suelo
como hojas
de
otoño adelantado.

Y todos ellos,
los torcidos, los amables,
los versos enamorados y los versos
caídos, los secretos
y los versos clandestinos,
todos ellos,
los vivos, los muertos
y los que habitan el limbo de las rimas,
todos ellos
me han dado, generosos,siempre,
la vida.

domingo, 25 de febrero de 2018

Sin titulo


Las luces irritantes del cable-modem
me unen bruscamente a la realidad,
me recuerdan en su titilar
que son ellas las que transportan
la música renacentista hasta mis oídos
que son ellas
mi ultimo cordón umbilical
con la realidad
y que la realidad es
una cosa pequeña y falsa y fea,
como siempre.
Que no hay equilibristas locos habitando interminables playas
al final de la fibra óptica
y que no se puede comer
el pan
de la pantalla.
El inútil baile frenético de las luces
se apresura a recordarme
que los juglares
van a la cárcel
si alzan su voz contra los sátrapas
de la otra realidad,
que las arañas gubernamentales rastrean las redes
en busca de algún verso
de mal gusto amparadas en la lucha antiterrorista,
sea eso
lo que sea en estos tiempos del fin del tiempo.

Me dicen las luces esta mañana, entre el sonido
de los laudes,
que me esta prohibido odiar
y que me esta prohibido decir que odio
si es,
por ejemplo,
a su majestad.

Pero yo cierro los ojos un momento
y veo
titiriteros
haciendo el loco
por las calles, saltimbanquis de coloridos ropajes
riéndose
de todas
las majestades,
sacando la lengua
a los estreñidos señores serios y haciendo
pedorretas
a princesas, alcaldesas y a ignorantes “portavozas”.

Cierro los ojos y sé
que puedo odiar
igual que puedo amar,
que ninguna moral me puede ser impuesta
desde ningún parlamento absurdo.
Sonrío y odio tranquilamente
y veo mis pezuñas reflejadas
en el rio.
Escondo el cable-modem
detrás
de un mueble
y la habitación se llena
de odiosas hadas aladas, de enanos deformes y simpáticos,
de luz solar
y griega.

Me voy a la calle; a violar estúpidas ninfas indefensas sin preocuparme
de sus apellidos.

domingo, 18 de febrero de 2018

Domingo XVIII


Es difícil escribir
escuchando a Patti Smith,
difícil
e innecesario.
Y aquí estamos
entonces
pensando
poéticas nuevas validas
para los próximos cinco minutos,
pensando poéticas con fecha
de caducidad
poéticas
heraclitianas, lácteas, falsas antes y después
de ser expresadas.

Aquí estamos, entonces, porque es imposible escribir escuchando
a Patti Smith,
pensando ¿por qué nunca
pones citas
a tus poemas?
¿por qué
nunca
nombras los nombres
de los otros? ¿por qué
no te gustan los títulos?

Te ves por un momento
en el planeta Salmonela, te ves
desnudo, te ves
cabeza de horrendo unicornio manso.

Espera, pues, la vuelta segura del tiempo, espera el tacto de la púa de erizo en los labios,
espera el regreso de lo ido, la suave caricia de las plumas
de un avestruz coqueto,
                                     espera, espera,
                                                             espera.

Al fin
también puedes romper
con todos tus principios, cruzar todas las lineas rojas, olvidar todo lo inolvidable, coger el mando,
buscar:
Slade – Mama Weer All Crazy Now (1972)
volver
al refugio seguro
de la infancia.

martes, 12 de diciembre de 2017

Retirare mis bolígrafos
a sus cuarteles de invierno
setenta y dos horas
para que recuperen su veneno.

Entre tanto
volveré a viajar con Mazoni,
fumaremos un cigarrillo en Santa Maria de Porqueres
mientras las avestruces
bajan al lago
a refrescarse
y a picotear
a los niños
de mofletes sonrosados.

Reflejo (boceto).

Mirar frente a frente al espejo
con la mirada lenta de quien sabe
que ya ha llegado,
con la mirada
lenta
hasta el punto de ver como aparecen las arrugas,
hasta el punto
de ver
millones de fotones volando despacio
desde los ojos
hasta los ojos.
Mirar
frente a frente
al espejo
hasta no ver
el espejo, o hasta
ser
el espejo o hasta estar
a los dos lados
del espejo, hasta el punto
en que ya no hay
espejo
ni lados del espejo, hasta el punto de ver como
desaparece
el tiempo.

domingo, 27 de agosto de 2017

Sin título

Una jirafa
con pajarita
es lo mas
que deseo
en estos momentos,
quizas
también
unos quevedos
para mirarte
interesado.

Llevo
un dada por corazón
tictaqueando,
haciendo
cucu
a intervalos
imprecisos.

Hagamos
un pic-nic, mi amor,
hagamos
un pic-nic
en cualquier calle
muy
transitada,
salgamos
a pasear
con la jirafa
y las avestruces,
pongamos
el mantel de cuadros
sobre un paso de cebra
y molestemos
con nuestro cu-cu
impreciso.

Sin conseguir
nada bueno a cambio,
revolucionariamente.

jueves, 24 de agosto de 2017

Sin Título

Ladran los perros
Y oigo palabras,
El aire surcado de trinos
Se hace, a mis oídos,
Autopista de palabras.
Miro el verde de los pinos
Y se inundan de palabras
Mis lágrimas,
El aire leve de la mañana,
En mi piel, caricias de palabras
Y el aroma del café
Palabras para mi olfato casi perdido.
Tus labios acomodados
En mis labios, tu mirada
En mi mirada:
La palabra.
Esta enfermedad rara
En la que nadie repara.


30062017TP

Sin Título

Si pones miedo
en mi vida, dolor
en mi corazón,
si llenas mis ojos de lágrimas
y mi ser de tristeza
entonces
estás alimentando mi amor
haciendo que mi amor destile
el más dulce
de los odios, que mi ser,
mis ojos, mi
corazón, mi vida,
sean la munición
para seguir luchando mañana,
para seguir diciéndote NO.


18082017

sábado, 1 de julio de 2017

Sin Título


No estarás solo
aunque lo parezca,
la calle
de atrás
no es mal lugar
         para quien no cree
               en las habilidades sociales.

Aunque lo parezca
la calle de atrás
no esta
deshabitada, te cruzaras
con tus iguales
                     de tanto
                     en cuanto
y no serán precisas
demasiadas palabras demasiado huecas
ni posturas ensayadas frente a pantallas salvadoras.

En la calle de atrás
no estarás
solo aunque
                 lo parezca;
a un simple aviso
aparecen sus habitantes
junto a ti,
         sin preguntas,
con sus sonrisas frente a frente
y sus manos tendidas
               formando,
                          contigo,
una sola sonrisa insolente
un único par de manos, marcadas
                                     con los suaves callos
                                     de la historia desmemoriada,
prestas
a asaltar una vez mas, como siempre,
                                                       las ruidosas avenidas
                                                                                     de los turistas.

jueves, 8 de junio de 2017

Declaración


Permitidme hoy
una declaración política,
en estos tiempos oscuros

vencidos como estamos
por los radicales
y extremistas
del egoísmo
y la avaricia,
se impone un acto
de dignidad
y democracia,
se impone declarar la guerra
a los violentos,
si no podemos
encarcelar
a políticos y banqueros,
si no es posible
que paguen el dolor
que provocan,
intentemos al menos
que sean ellos
los que se mueran.