lunes, 20 de marzo de 2017

poema primaveral


Veo pajaritos entre las nubes,
revolotean contentos, ruidosos y
descienden
gráciles
sobre el vertedero;
el vertedero
es mi ciudad
los pajaritos
las incansables onmívoras gaviotas.

Hurgan escandalosas
en la basura
y convierten
en intocable basura
aquello
que tocan.

Llega la primavera,
las gaviotas
continúan
cebándose
con las miserias
de los humanos.

También hay
rosas rojas.

Como cada año
en los últimos años
nada se sabe
de los segadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada